Bronces en el Río Rojo

October 16, 2019

Bronces en el Río Rojo

Tambores de Lluvia

 

Los tambores de lluvia ocupan el papel estelar del Bronce Tardío en el Sudeste Asiático.  Son característicos de la cultura Dong-Son (100BC) y Khmer de Indochina por su especial diseño en este metal. El sonido melodioso que transmiten cuando son golpeados por las lluvias monzónicas se relacionó con la fertilidad y la paz en el hogar, debido a la creencia que su música los protegía de las fuerzas ocultas.

Para fabricarlos se fundían a la cera perdida y en una sola pieza,  la cavidad para la acústica y tres componentes mayores: una base, que se angosta conforme sube, un caldero, aplanado y de poca altura, varios centímetros más ancho que la base y un disco en la parte superior muy decorado. Los Tambores de Lluvia se distinguen por los finos sobrerrelieves que los convierten en suntuosos objetos de colección.

109A8013

En su forma original, los Tambores de Lluvia siempre tendrán en su centro una rosa de los vientos que orientará las sabias decisiones de su poseedor y mostrará diferentes formas de labrado, de acuerdo a la región de donde provenga su elaboración.

La mayor parte tienen cuatro estatuillas de ranas sobre el disco, en la orilla, formando una cruz de puntos cardinales equidistantes.  En tamaño, varían bastante. Los más grandes llegan a la cintura de un hombre y pesan hasta cien kilos. Casi todos tienen unas pequeñas asas a cada lado, que permiten suspenderlos.

Como se señaló, los más antiguos se conocen como Dong Song, en reconocimiento a la cultura donde se originaron, en el delta del Río Rojo, que nace en el sur de China y desemboca en el Golfo de Tonkín, al norte de Vietnam. Pero los Dong Song, también son conocidos como lạc việt creados por los antiguos vietnamitas de entre el año 1000 a.C. y el 200 d.C., y que según su historia de aquí proliferaron a China, a Camboya y a Laos. 

109A9960
109A9968
109A9959

Por su parte, los arqueólogos chinos, concluyen al revés, que el tambor se inventó en el sur de su país, de donde se llevó a Vietnam y de ahí al resto de Indochina. Para los arqueólogos chinos, la rosa de los vientos de los tambores sólo puede la estrella Polar, la cual no puede apreciarse desde un punto tan meridional como el norte de Vietnam y ese es su argumento principal para probar el origen chino del Tambor de Lluvia.

 

No existen pruebas definitivas, pero en la actualidad la mayoría acepta que estos tambores se originaron cerca del Río Rojo, sin que pueda determinarse aún si río abajo, del lado de la agitada historia de Vietnam, o río arriba, en el Reino del Medio. Por su bellísimo diseño los Tambores de Lluvia dejaron atrás los patios exteriores y pasaron definitivamente a ser parte de la decoración interna de palacios y residencias.

 

NAMUH ha logrado atraer esta antigua tradición a México, tanto con Tambores de Lluvia originales (khmer) de dos mil años de antigüedad, como de réplicas perfectas con toda su intrincada elaboración, que se convierten en piezas de acento perfectas para cualquier estilo de decoración.

 

109A9965